Un grupo de nueve personas encapuchadas lanzó bombas molotov a la puerta de ingreso de la calle Piedras al 1700, en una clara arremetida contra la libertad de expresión. Todo el arco político, tanto oficialismo como oposición, y entidades periodísticas repudiaron el hecho y exigieron un rápido esclarecimiento y sanción a los responsables.

Luego de las pericias en el escenario del ataque se encontró una huella en una bomba molotov. El rastro se cotejó con la base de datos del Renaper, que contiene las huellas del DNI de todas las personas documentadas, y con la base de datos de personas con antecedentes penales. Cómo sigue la investigación.

Los primeros informes no arrojaron datos positivos para intentar identificar a las personas que participaron del ataque incendiario al edificio del diario Clarín del barrio porteño de Barracas.