Este último fin de semana, personal de la División Unidad Operativa Federal San Juan (D.U.O.F San Juan) detuvo a cuatro personas, las cuales tenían una pequeña asociación y cada uno con un rol diferente, adulteraban vino y lo vendían en la provincia. Su modus operandi era comprar vino barato (damajuana), lo ponían en botellas y los etiquetaban con marcas conocidas de San Juan.

Esta “asociación” estaba compuesta por Manuel Belindo Romero de 59 años, oriundo de Chimbas y el cual la Policía Federal lo caracterizó como el cabecilla de los detenidos y el que daba las órdenes.

Para los investigadores de la Federal, Hugo Orlando González de 35 años, oriundo del Mogote, era empleado de una reconocida bodega de la provincia -no dieron a conocer el nombre- y este se encargaba de quitar parte de la producción para facilitarle la venta de vinos a Romero en las zonas que tenían estudiadas.

María del Carmen Pastén de 45 años mujer oriunda del B° Cipolletti de Chimbas y esta se encargaba de la limpieza y reparación de las botellas de vino, aseguró fuente policial.

Y el cuarto detenido es Miguel Ángel Abrego de 66 años. Sujeto que no fue señalado con un rol específico pero que está vinculado en la investigación de los federales y que fue puesto a disposición de la Justicia.

Todos se encuentran detenidos en los calabozos de la policía y están a disposición del Segundo Juzgado Federal a cargo del juez Leopoldo Rago Gallo. Cabe destacar que esta investigación empezó en el 2020 pero se vio afectada por la pandemia del coronavirus. Los policías la reanudaron y completaron.

Un bodeguero hizo la denuncia en 2020 cuando sus vendedores les expresaron que se estaba vendiendo el vino Martín Fierro a un precio más bajo de lo normal y que tenían etiquetas totalmente apócrifas, botellas de vino que se vieron en mercados y pequeños almacenes de Chimbas.