En los próximos días los profesionales del plantel de psicólogos del Poder Judicial ya habrán terminada las entrevistas a la mujer que denunció abuso de parte del intendente de Jorge Espejo. Una vez completado esto, el magistrado Martín Peñafort tendrá todo lo solicitado para iniciar la resolución en la que se definirá si al denunciado se lo imputa o se lo sobresee.

En total, son tres las citas de la pericia psicológica en la que se aborda a la presunta víctima para contrastar sus dichos y determinar la veracidad que concluyen los profesionales como aporte a lo solicitado por parte del juez.

Este punto de la causa es fundamental y es parte de las medidas que la defensa de Espejo solicitó en la audiencia indagatoria que tuvo hace algunas semanas atrás. El asesor legal del intendente lo solicitó ya que aportaron pruebas a la investigación en la que, según el investigado, demostraba que no hubo ninguna situación de la que se lo imputa.

Este paso debería haberse completado, pero el cambio de representante legal de la ex empleada municipal generó que no asistiera a los primeros turnos indicados por el juzgado, por lo tanto, se inició varios días más tarde llevando a que los plazos se estiren.

Como en la justicia con asiento en Jáchal aún se manejan con el viejo sistema, previo al Acusatorio, el juez tiene 10 días hábiles para tomar una determinación desde el día en que se desarrolló la indagatoria.

Fuentes judiciales estiman que la próxima semana estará listo el informe en manos del juez y así se iniciará la etapa de definición en la que Peñafort valorará todas las pruebas coleccionadas con las que decidirá si a Espejo lo imputan o lo sobreseen.

La denuncia por acoso y abuso sexual indica que la mujer participó de una reunión con otras personas en la vivienda del jefe comunal y allí se produjo la supuesta agresión sexual, cuando quedaron a solas.

La indagatoria en sede judicial fue a principio del mes pasado y allí la ex empleada ratificó todo lo expuesto a principio de mes. Con más detalles, básicamente expresó que en octubre del año pasado en una reunión en una vivienda privada fue víctima de “manoseos” e intimidación de parte del jefe comunal si se negaba a sus intenciones sexuales.

Intimidación que sintetizó en amenazas de que “la iba a echar del municipio” si no accedía a una relación con él. Además, expresó que tenía chats de WhatsApp que lo incriminaban a Espejo sobre este asunto.