De cara a las elecciones legislativas del 15 de noviembre, Juntos por el Cambio lanzó una campaña en las redes sociales que difunde una especie de manual para participar de las elecciones de diversos modos. Un joven da consejos ridículos, como pegar carteles en las puertas de edificios con las razones por las que se debe votarlos.

El efecto que se busca es el del “contagio” (así mismo lo dicen), en términos de una elección de candidatos que sería más por afinidad de quien te lo recomienda que por convicción política, algo similar a comprarte un pantalón porque te cayó bien la vendedora.