Este lunes un enorme incendio azotó el Parque Provincial Presidente Sarmiento, ubicado en el departamento Zonda. El lugar es admirado por un sinfín de sanjuaninos y turistas, que destacan la riqueza y diversidad de su flora, fauna y esteros.

El 23 de septiembre del año 1980 se sancionó la Ley Provincial Nº 4768 (actualmente Ley 223-L), que declara la protección de este humedal de importancia para San Juan. Este Parque cuenta con una extensión de 748 hectáreas que se encuentran bajo protección con el fin de conservar el sistema acuático y ambientes que lo rodean.

El mencionado amparo busca garantizar el mantenimiento de la biodiversidad, proteger el hábitat de reproducción y la alimentación de especies silvestres como aves migratorias. También se busca restaurar y mantener condiciones ecológicas óptimas que brinden un buen funcionamiento del sistema.

La importancia que merecía este lugar fue puesta en valor en el año 1980 cuando se lo declaró Parque Provincial. Por eso, con el objetivo de preservar el patrimonio natural del Parque Sarmiento, posteriormente se lo declaró como Área Natural Protegida, con la categoría de Reserva de Usos Múltiples, a través de la Ley Nº 836-L.

En el parque Provincial Presidente Sarmiento se realizan actividades turísticas que están estrechamente relacionadas con el objetivo de conservar el área. Se genera un turismo que se adapta a las condiciones locales y al carácter natural y cultural del territorio. Incluso para el año 2020 los agentes provinciales de Conservación realizaban visitas guiadas a los senderos interpretativos, que están diagramados y señalizados.

Además el Área Protegida recibía escuelas, familias, amigos con el fin de realizar visitas guiadas y estar en contacto con la naturaleza. Por su parte, desde el punto de vista científico, el mencionado Parque representa también un polo de estudios y donde se generan proyectos de extensión, investigación y tesis de grado.

En la actualidad, el Parque Provincial Presidente Sarmiento se encuentra afectado por el avance de la sequía, al igual que toda la provincia. Esta situación compromete algunos elementos del ecosistema y servicios ambientales que están vinculados. Pese a eso, las actividades culturales, científicas y educativas continúan desarrollándose en el lugar según las diferentes realidades que se presentan.