Se trata del ex preparador físico de San Martín que cumplía funciones en las inferiores del club y que había sido acusado de abusar sexualmente de una menor y, tras la declaración testimonial de la presunta víctima, su situación se complicó al punto que el juez de Garantías que interviene en el proceso le dictó la prisión preventiva por tres meses.

En ese contexto, los abogados defensores del entrenador identificado con el apellido Perera -no se revela su nombre para no perjudicar a la menor en cuestión- apelaron la decisión y le pidieron al Tribunal de Impugnación que revisara la medida cautelar que el magistrado Andrés Abelín Cottonaro resolvió.

La niña contó todo esto en junio último, cuando se lo dijo a una amiga y después a una hermana mayor. Aseguró que los abusos sucedieron cuando ella tenía entre 7 y 8 años, que después dejó de ir a la casa de esa familia. Así fue que sus padres se enteraron sobre los presuntos ultrajes que sufrió la nena años atrás y denunciaron a Perera.

Como parte de la investigación, posteriormente tomaron declaración a la niña a través de Cámara Gesell. Al escuchar a la menor, los profesionales del ANIVI descubrieron que el caso era mucho más grave de lo que se presumía. La víctima relató que Perera no sólo la tocaba, sino que llegó a violarla tres o cuatro veces. Eso llevó a que el fiscal Iglesias y el ayudante fiscal Cabral pidieran una audiencia para ampliar la imputación.

Esa audiencia se realizó este martes, donde Cabral expuso la nueva prueba y pidió el cambio de calificación: de abuso sexual simple por la de abuso sexual con acceso carnal, reiterado y agravado por grave daño a salud mental de la víctima, revelaron fuentes judiciales. También solicitó la prisión preventiva del profesor de inferiores de fútbol por el plazo de 3 meses.

La defensa se opuso al planteo del Ministerio Publico Fiscal, pero el juez de garantías Abelín Cottonaro hizo lugar al pedido de los fiscales y ordenó la inmediata detención de Perera. Mantuvo el plazo de la investigación penal preparatoria por 1 año y ordenó la prisión preventiva del muchacho por 3 meses, que deberá cumplirla en el Servicio Penitenciario Provincial. Esta resolución no está firme y se supone que la defensa recurrirá al Tribunal de Impugnación para revisar la medida.