El director del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Marcelo Yornet, se presentó ayer en la Justicia y radicó una denuncia por una movida irregular dentro de su repartición. Según confirmaron fuentes judiciales, las autoridades pusieron los ojos sobre un agente contratado, luego de que detectaran y fueran alertados de que esta persona había comenzado a pedir dinero para adjudicar casas en barrios que se estaban por entregar. Por el momento, serían unos 30 los damnificados, quienes realizaron aportes de entre 160 mil y 300 mil pesos por operación, por lo que se estima que el monto en juego rondaría entre los 4,8 millones y 9 millones de pesos. La denuncia recayó en la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) Delitos Especiales, la cual ya se encuentra abocada a la causa, indicaron las fuentes.

El fiscal coordinador de Delitos Especiales, Adrián Riveros, expresó que están empezando con la investigación y que le están tomando testimoniales a los presuntos damnificados que serían por ahora unas 30 familias y podrían ser más expresó.

Sobre los encuentros donde presuntamente se hacían los arreglos de dinero, desde el Ministerio Público Fiscal dijeron que ocurrían en diferentes lados. En algunas ocasiones en el IPV, en inmediaciones del Centro Cívico; otras víctimas expresaron que iban a la casa de este hombre; o éste iba a la casa de los damnificados con la excusa del COVID-19.

Este hombre en este momento está siendo investigado y todavía no se encuentra detenido, desde la fiscalía expresaron que cómo se vaya desarrollando la investigación se determinará si se lo arrestará o no.