El despido de una empleada municipal generó que se destapara la olla de lo que puede convertirse en un escándalo. Es que la mujer cesanteada aseguró que el intendente de Zonda, Miguel Atampiz, nombró en la categoría más alta del escala fon a su esposa y a la esposa del concejal oficialista Diego Oyola.

La ex coordinadora de la Oficina de Empleo, Patricia Giovenco, afirmó que “las esposas del intendente y del concejal ya tienen el alta como empleadas municipales en la categoría 24, que estimativamente están cobrando
S70.000. Estos ingresos se dieron a principio del año pasado, en pleno confinamiento por la pandemia por
Covid-19″. Esto que se convirtió en un fuerte rumor en Zonda generó que desde el Concejo Deliberante se elevara un pedido de informe, impulsado por la oposición, para que la intendencia dé detalles de los ingresos a
planta permanente en el 2020 para que de este modo se esclarezca la denuncia del nombramiento de las esposas del jefe comunal y del presidente del Concejo.

En el escrito se especifica que es fundamental conocer los ingresos ya que los empleados municipales deben estar registrados no sólo por cuestiones administrativas, sino también porque es necesario que así sea para la cobertura de los seguros correspondientes y de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART).
Pero esta información requerida en junio aún no llegó al cuerpo legislativo municipal y las preguntas siguen sin respuesta. Y, según expresó Giovenco, la información está guardada bajo siete llaves a pedido del intendente Atampiz e incluso amenaza a cualquier funcionario que tiene acceso, a que si se filtra los va a echar
del municipio”

El intendente Atampiz ya estuvo bajo la lupa por su manejo discrecional de la cosa pública. Es que hace
unas semanas los ediles Silvia Fernández y Carlos Cortez denunciaron la compra irregular de una camioneta de uso exclusivo de parte del jefe comunal.
El hecho ocurrió en abril de este año, pero volvió a ponerse en el tapete de la opinión pública zondina ya que
cumplieron tres meses desde que se pidieron explicaciones y el jefe Comunal no brinda ninguna, mientras que ya se utiliza la camioneta por la que se desembolsó $3.800.000.