El Tribunal de Cuentas investiga a Gramajo por el faltante de documentación del pago de $10 millones de pesos del servicio tercerizado de recolección de basura del departamento.

Una vez más, el manejo de los fondos municipales del intendente Gramajo, en el ojo de la tormenta. Esta vez se conoció que el Tribunal de Cuentas evalúa formular cargos contra funcionarios por el faltante de documentación que respalde el pago de $10 millones por el servicio de recolección tercerizado con Miguel Audisio.

Una de las funciones primarias de un municipio, si es que no es la principal, es la recolección de residuos. Chimbas, insólitamente, descartó a sus trabajadores para realizar esta tarea y contrató por afuera, gastando millones mensualmente, brindando un servicio ineficiente y, además de todo, administrativamente irregular.

En el entorno municipal se habla del negocio de la basura, que se suma a los ya conocidos gastos polémicos del intendente en torno, por ejemplo, al millonario gasto mensual en el nuevo equipo de ciclismo; a los nombramientos a dedo de punteros amigos y familiares; al excesivo gasto en pauta publicitaria; el despilfarro en regalos varios (tortas de cumpleaños, obsequios, etc).

El Tribunal de cuentas, además del cargo mencionado por los 10 millones de pesos, estaría evaluando según publicó Diario Huarpe, formular varios reparos por otra serie de irregularidades tales como falta de información en compra de bienes de Capital, gastos en torno al Fodere, baja de pasivos, conformación de plazos fijos, pago de adicionales por título sin información de respaldo y desajustes en planillas de planta política en relación a los presupuestos presentados al Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo.