El chico de 17 años había recibido ayer dos impactos de bala en la cabeza durante una persecución y su familia asegura que se trató de un caso de gatillo fácil. Tres policías fueron separados e investigados. González, el jugador de 17 años de las Inferiores de Barracas Central que ayer había sido baleado por la policía, falleció esta tarde. El futbolista recibió dos impactos de bala en la cabeza durante una persecución y su familia denuncia que se trata de un nuevo caso de gatillo fácil.

Vecinos, conocidos y amigos de la familia de Lucas González, el adolescente de 17 años que murió baleado por efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas, se acercaron hoy a la puerta de la casa del partido bonaerense de Florencio Varela para dar su apoyo a los padres de la víctima.

«Queremos a los policías presos» y «Justicia», exclamaron ante la prensa quienes se acercaron esta mañana al domicilio situado en la calle 14 y Eduardo Lonardi, en una zona de casas bajas del barrio San Eduardo, de Florencio Varela.

Cintia López, la madre del adolescente Lucas González, pidió que los policías implicados en el crimen de su hijo “estén presos” y “paguen” por lo que hicieron y dijo que la víctima “era una criatura” que se levantaba «a las 5 de la mañana para ir a entrenar”.