Se enojó porque terminó con su mano enyesada al golpear a su hija de 18 años, por lo que volvió a atacar a la joven, aún con mayor fuerza. El increíble caso ocurrió anteayer, en una vivienda de Chimbas y por ello el hombre violento quedó detenido, informaron desde el Ministerio Público Fiscal.

El hecho se registró aproximadamente a las 15:30 del pasado martes. El hombre, de apellido Fuentes y 40 años, llegó del médico a su domicilio con la mano enyesa por una lesión ósea que se había provocado al golpear a su hija de 18 años.

En ese contexto, ingresó a la habitación de la adolescente y le recriminó el haberlo hecho lastimarse, a la vez que le pidió que dejara a su novio. Desconcertada, la joven le contestó que no era su culpa que él se lastimara pegándole en la cabeza.

En ese momento, el hombre se enfureció, la tomó del pelo, la tiró al suelo y la pateó, todo frente a su hermana de 19 años y a su madre. Como pudo, la adolescente intentó reincorporarse, pero su padre volvió a patearle la cabeza y el brazo.

Pasados unos minutos, la víctima le pide ayuda por WhatsApp a su novio, solicitándole que llame al 911. Como consecuencia, minutos después personal policial de la Comisaría 17ma llegó al domicilio. En principio nadie atiende y Fuentes expresa que si su hija lo ha denunciado la va a “hacer cagar”. Eso es escuchado por los policías, quienes finalmente fueron atendidos por la madre de la joven y pudieron aprehender a Fuentes, por lesiones leves, agravadas por el vínculo en contexto de violencia intrafamiliar en concurso real con amenazas.