El intendente de Chimbas le abrió la puerta al giojismo, pero el gesto ahuyentó a peronistas… ¡que se fueron con Orrego!

Armar equipo es una virtud que pocos dirigentes tienen, dentro y fuera de las canchas. En el caso de Chimbas, Gramajo la pasa mal.
En su búsqueda de sumar porotos abrió el juego al viejo caudillo del peronismo. Lo hizo invitando a José Luis Gioja junto a Graciela Seva y Daiana Luna a un agasajo de power point por el día de la mujer. Montaron escenario para la escasa concurrencia y pasó un video de mujeres saludando por pantalla.
Los tres tomaron la palabra para citar a Cristina y alentar a mirar con ganas el 2023. Pese al consejo de “no almorzarse la cena” no dejaron de decir “hay que volver”.
Indisimulado el gesto de Gramajo, pero que a la vez le genera una sangría entre propios.Una buena parte de los peronistas heridos se fueron con el orreguismo. En la misma fecha, día de la mujer, Juntos por el Cambio armó un festejo también en Chimbas organizado por el ex secretario de Gobierno de Gramajo: Mario Torrejón y su esposa Marta Lucero que fuera concejal chimbera del gramajismo. La reunión dejó al descubierto la alianza del santaluceño también con los exediles Norberto Ruarte y César Luján.
Precisamente es en el cuerpo deliberativo donde se empezó a fisurar el armado. Hizo mucho ruido el nombramiento de punteros políticos y funcionarios gramajistas en la planta permanente del municipio. Quizás fueron concesiones que respondieron a cierta desesperación personal para seguir jugando, en el convencimiento de que la pelota es de él.Por pelota, nos referimos al poder en Chimbas.
Es que Gramajo no puede repetir y ya dejó claro en su entorno que quiere que lo suceda su esposa como intendenta. Quizás por eso se trata de sumar al giojismo y al kirchnerismo en el día de la mujer. Quizás por eso citan a CFK que es la autora de la palabra presidenta, ahora que quiere que haya intendenta.
Pero el puesto no es hereditario y menos en un Concejo Deliberante con internas y que deja a Fabián con dificultades para armar equipo.
Mientras tanto, le hace el juego a los contrincantes.Además de los ex funcionarios y concejales que sumó el macrismo, se le agregó desde mucho antes Carlos Mañé, exfuncionario peronista que en 2015 perdió en la interna con Gramajo, y Mauricio Camacho que va y viene de un frente al otro cuando no le dan cabida .