El ministro de Economía, Martín Guzmán, dio su apoyo al congelamiento de precios por 90 días ante la suba de productos que componen la canasta básica. «Si hay unos pocos que no quieren cooperar con el control de precios, el Estado no se puede quedar de brazos cruzados», dijo Guzmán para respaldar la medida el secretario de Comercio, Roberto Feletti.

«Las empresas alimenticias son las que más se han beneficiado», añadió el ministro, en sintonía con lo expresado por Feletti, quien este lunes se reunió tanto como ONG´S de usuarios como también con grandes empresas del rubro. Guzmán, por caso, explicó que «en una economía donde hubo una crisis macro muy fuerte, las expectativas juegan un rol clave y, en esa lógica se enmarca el acuerdo de precios». «Hace falta que todos podamos coordinar, muchos en el sector privado lo hacen y que los precios cuidados sean un ancla más», agregó.

Guzmán descartó fisuras o cuestionamientos a la política de control de precios, al sostener que «nadie se corta solo en el Gobierno y la estrategia del control de precios tiene el apoyo de todo el gabinete». En su entrevista con C5N, el jefe del Palacio de Hacienda volvió a remarcar que la inflación es multicausal: «Con la falta de generación de divisas, el Estado que no tiene la posibilidad de contar con más crédito y las expectativas donde estabilizar los precios, todas estas son causas de la inflación, por ende la lucha contra la inflación es una tarea colectiva donde el sector privado debe colaborar», expuso.

También apuntó contra el bloque opositor de Juntos por el Cambio, a quienes acusó de formar una alianza con parte del establishment «contra los intereses del pueblo». «En el tema de los precios, hay sectores que están jugando políticamente. La posición de algunos dirigentes opositores es anti argentina anti los intereses de la patria». dijo Guzmán y citó como ejemplo los rumores que recorren la city sobre una eventual devaluación. «El año pasado también decían lo mismo y la realidad es que las exportaciones vienen creciendo de manera muy fuerte, las reservas del Banco Central están creciendo y hasta el propio mercado anticipa un dólar a fin de año 107/108 pesos», dijo. Y completó. «Lo que tenemos son condiciones que nos permiten mantener el tipo de cambio: no va a haber ningún salto devaluatorio».