La joven de 29 años está embarazada, al momento del ingreso de los delincuentes a su vivienda se encontraba con su marido. Los ataron y amenazaron con cuchillos para que entreguen pertenencias de valor.

Entre el motín que se llevaron se supo que habían 200 dólares, 80.000 pesos, dos celulares, una notebook, alhajas, un parlante y distintas prendas de vestir.

Finalizado el robo, la pareja logró soltarse y correr a pedir ayuda a la casa del padre de la joven que queda justo al lado. Por este motivo se sospecha que el objetivo de los delincuentes era dar con el padre de la mujer de 29 años, quien es un importante empresario. Podrían haberse equivocado de domicilio.