En el Gobierno de San Juan están trabajando para reabrir el paso de Agua Negra en noviembre, según confirmaron fuentes oficiales. Esta vía de comunicación con Chile se mantuvo cerrada por la pandemia en la temporada de este año y se espera que con una situación sanitaria diferente se pueda reabrir este verano. De todas maneras, al ser un paso internacional esta medida requiere de un acuerdo entre ambas naciones y cuidadas gestiones. En este marco, en el Ministerio de Gobierno y el de Salud locales se está confeccionando un protocolo para presentar en el Ministerio del Interior. Esta reapertura genera expectativas entre los sanjuaninos porque muchos eligen vacacionar en las playas chilenas.

En plena pandemia, Argentina y Chile cerraron sus fronteras pero ahora de a poco se van reestableciendo las actividades. Un antecedente cercano es la apertura del paso Cristo Redentor en Mendoza, como corredor seguro para el ingreso y egreso de argentinos y chilenos  con residencia en estos países, pero sin habilitación para turismo. En octubre hasta el 1 de noviembre se incrementaría el cupo de paso por los corredores seguros, terrestres y aéreos, con los recaudos sanitarios correspondientes.

No es un dato menor esta posible reapertura porque en la Provincia la conexión con Chile es estratégica. Además del interés de los sanjuaninos en veranear en las costas del Pacífico, sobre todo en La Serena y el impacto económico de la visita de chilenos (el cambio los favorece), hay fuertes lazos de integración que preservar y buenos pronósticos económicos por la  la meta de insistir con el túnel de Agua Negra, que es una obra binacional que ha perdido envión político durante la gestión de Sebastián Piñera.

El escenario es complejo para que vuelva el turismo binacional. Además del temor por el COVID y la variante Delta, se suman tensiones política entre Argentina y Chile por cuestiones limítrofes que ya han impactado en las gestiones por la construcción del túnel de Agua Negra.