No hay Mundial para las leoncitas. Se trata del grupo de jovenes que se prepara desde los Juegos Olimpicos de la Juventud que se realizaron en Buenos Aires. Las campeonas en esa ocasión siguieron su proceso con miras al Panamericano que las clasficaría al Mundial.

Lamentablemente por cuestiones sanitarias el Panamericano se atrasó un año, pero las leoncitas siguieron firmes y convencidas entrenandose para conseguir el objetivo. Cuando iniciaban viaje al país anfitrión Chile, sucedió algo impensado, uno de los leoncitos con quienes compartían colectivo dio positivo de COVID-19.

Por este contagio se decidió aislar a toda la delegación y las leoncitas perdieron la posibilidad de disputar el torneo, un equipo de emergencia compuesto por una sanjuanina entre otras viajó a competir pero no logró la clasificación al Mundial.

Derrotadas las leoncitas cuando estaban por rendirse una decisión de la FIH reavivó la ilusión. Argentina había sido invitada a la Word Cup. Otra vez en carrera, se prepararon y ajustaron motores hasta hace unos días que se despidieron de sus familias para viajar rumbo a Sudafrica.

Lo paradojico es que otra vez a tan solo metros del sueño de vestir la camiseta, las leoncitas volvieron a ver truncado su camino. Esta vez porque las autoridades decidieron suspender el torneo ante la aparición de una nueva variante muy contagiosa.