Desde el Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol (MISObservatorio) presentaron este martes en el Congreso Nacional un proyecto de ley de producción pública de misoprostol y mifepristona, los medicamentos que garantizan abortos seguros, con el objetivo de asegurar su implementación en todo el país.

La iniciativa impulsada por Magui Fernández Valdez, miembro del MISObservatorio y candidata a diputada nacional por el Frente de Todes (FdT), se dio el 28 de septiembre, Día de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en coincidencia con la primera vez que Argentina cuenta con aborto legal para esa fecha. Por su parte, la diputada del FdT, Mónica Macha, tomó el proyecto y le dio ingreso formal para impulsar su tratamiento legislativo.

El misoprostol es un medicamento que se usa para abortar y que está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos multilaterales como el método más seguro para esta práctica, e incluso contempla su uso de manera ambulatoria durante el primer trimestre.

Medicamentos esenciales

Asimismo, desde 2005 la OMS lo incluye en su lista de medicamentos esenciales, lo que contempla que esté disponible en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada y a un precio accesible.

Alcances del proyecto

La iniciativa busca garantizar la producción pública de medicamentos esenciales para la realización de las prácticas farmacológicas garantizadas por la Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria y Legal del Embarazo y acorde a la Ley 26.688 de Salud Pública.

La misma apunta a “promover la investigación, desarrollo y producción de misoprostol y mifepristona”, garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la salud de manera segura, así como promover la inversión pública.

Otro de los puntos señala la importancia de la participación de la producción local pública y privada en la provisión de estos medicamentos, además de observar los avances científicos en esta materia e incidir en las políticas públicas.

Según el texto, se busca promover el financiamiento en investigación e infraestructura para potenciar el ejercicio del derecho a gozar de los últimos desarrollos científicos de las personas usuarias de misoprostol y mifepristona, como así también ámbitos de investigación en el sistema científico. Por último, apuesta a generar ámbitos de divulgación de los conocimientos producidos por el quehacer científico-tecnológico y sus aplicaciones en la sociedad.

Una vez aprobado el proyecto, la autoridad de aplicación deberá realizar la implementación, monitoreo y evaluación en torno a la producción pública de estos medicamentos, incentivar su investigación y desarrollo tecnológico y evaluar su impacto.

En cuanto a la situación del país, se deberán suscribir convenios con las provincias que lo soliciten, a fin de que se implemente la presente ley en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones. También con instituciones de salud del sector privado, las obras sociales y prepagas, para la capacitación de su personal.