Cristian “el Chiqui” Flores, el hombre de 42 años que en la madrugada del sábado murió ahogado en una playa de Mar del Plata, había programado sus vacaciones en esa ciudad de la Costa Atlántica con mucha ansiedad desde su Tucumán natal. “Tan solo restan un par de horas para emprender viaje a La Feliz, la bellísima Mar del Plata”, había posteado en su cuenta de Facebook el 17 de enero pasado.

El Chiqui vivía en San Miguel de Tucumán, tenía un quiosco, amaba el mar, y las vacaciones las organizó junto a un amigo

Mi primer viaje en avión y con rumbo a la gran Metrópolis que tanto amo. Mi Buenos Aires querido y sobre todo CABA que tiene toda esa magia, ese encanto y ese misterio indescifrable. Fue una experiencia suprema y adrenalínica”, relataba Cristian sobre la que sería la primera posta a su destino vacacional.

Un recorrido fugaz por mi hermosa capital federal ¡Bonita y seductora como siempre pero con un aroma de serenidad que jamás le vi! Cena en Kentucky, Paseo por Puerto Madero, encuentro con mí Obelisco en la 9 de Julio y algunas otras escapadas” (sic), posteó junto con algunas fotos de su itinerario.