Posts

La Selección Argentina bailó a Italia en Wembley, se impuso por 3-0 y se consagró campeón de la Finalíssima. Con goles de Lautaro Martínez, un golazo de Ángel Di María y un tanto de Paulo Dybala el combinado de Lionel Scaloni, con un Lionel Messi inspirado, lograron un enorme triunfo ante la Azzurra y alzó un nuevo título tras la Copa América conseguida en 2021 en el Maracaná.

El duelo empezó parejo, con la Albiceleste manejando la pelota pero con el equipo de Roberto Mancini saliendo bien de conotra y generando peligro en el arco defendido por Emiliano Martínez, pero sobre la media hora de juego, la Scaloneta levantó el nivel, primero con un remate de Messi y después con una magnífica jugada de La Pulga por izquierda y el centro al medio para Lautaro Martínez, que solo la tuvo que empujar. En el final de la primera mitad, el Toro ganó por potencia, encaró a la defensa italiana y metió un pase filtrado cinco estrellas para el Fideo, que ganó en velocidad y la picó ante la salida de Gianluigi Donnarumma para estirar la diferencia en el marcador e irse al descanso con una ventaja de dos goles.

El complemento fue todo de Argentina, que llegó muchísimas veces pero sin efectividad. Lionel Messi nunca pudo superar en el mano a mano a Donnarumma, su compañero en París Saint-Germain, Giovani Lo Celso se perdió goles increíbles y Di María tuvo algunas claras para sentenciar la goleada, pero llegó el tercero sobre el final a través de Paulo Dybala, que ingresó unos minutos antes. La Joya la robó y definió cruzado para sentenciar el 3-0 final para la Selección, que se consagró campeón de la Finalissima y alzó un título en Wembley.

Boca Juniors cierra el 2021 con una alegría: le ganó por penales 5-4 a Talleres de Córdoba y se consagró campeón de la Copa Argentina. Antes, igualaron 0-0 en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero, en un partido chato y con pocas llegadas. Además, el Xeneize padeció el segundo tiempo, porque sufrió la expulsión de Juan Ramírez. Pero Agustín Rossi se erigió como gran figura tapándole el penal a Héctor Fértoli y gracias a la efectividad de los pateadores, el Xeneize celebró. Además, se aseguró un cupo en la fase de grupos de la Copa Libertadores 2022.

Así, luego de dejar en el camino a Claypole, Defensores de Belgrano, River, Patronato de Paraná, Argentinos Juniors y Talleres en la final, el Xeneize se convirtió en tricampeón de la Copa Argentina (antes la alzó en 2012 y 2015), con Juan Román Riquelme como espectador desde un palco.

De esta forma, dejó atrás días agitados por el conflicto que se desató a partir de la “intoxicación” de Cardona, Villa y Zambrano. Y se apuntó la tercera vuelta olímpica desde la asunción de Román al frente del fútbol.