El grupo de amigos se había juntado a jugar el tradicional picadito, en una canchita de Santa Lucía. Uno de los jugadores se descompensó.

El accidentado tuvo que ser trasladado al hospital donde se confirmó que sufrió una paro cardiorrespiratorio pero se le realizaron todas las maniobras para que pudiera sobrevivir.