El viernes pasado, el Gobierno entregó un nuevo barrio construido por el IPV, pero administrado por el gremio Stotac. Luego de que varias familias recibieron la llave de su nueva casa, salieron a la luz denuncias por estafas por parte del sindicato.

Todo comenzó cuando una mujer compró un terreno en el año 2013 en el lugar donde más tarde se iba a construir el barrio. Luego de pagar unos 25.000 pesos en ese entonces, no tuvo respuesta y este viernes asistió a la entrega de casas en donde tenía su lote, pero no le dieron nada.

La misma situación vivió un hombre que en el 2012 compró su terreno para entrar en la operatoria del IPV, pero tampoco obtuvo su vivienda.

El día de la inauguración del barrio y tras la negativa de la casa, cuatro personas hicieron la denuncia contra Stotac por pagar la carpeta en condiciones, pero no obtener la vivienda. Además, uno de los damnificados aseguró que la misma situación la vivieron alrededor de 40 personas.