El asesino, Domingo Faustino Verna, que es un militar retirado y actual presidente de la Sociedad de Fomento del barrio Rosendo López, fue apresado e imputado por homicidio calificado por el vínculo y por ser cometido con un arma de fuego, “habiéndose excedido en la legítima defensa que estaba ejerciendo”. Sin embargo, fue liberado ayer después de negarse a declarar. La Justicia tuvo en cuenta su edad para concederle este beneficio.

Mariel, la madre de la víctima e hija del asesino. “Le dije a mi padre: ‘¿Qué hiciste?’. Cuando escuché los tiros, corrí enseguida. Le salía sangre por la boca y traté de asistirlo, pero se desplomó. Llamé al 911 y me comuniqué con el quirófano del [Hospital] Penna porque trabajo en salud”, sostuvo la mujer, quien aseguró que su hijo tenía una “pésima” relación con su abuelo, quien le reclamaba dinero que el joven le debía.

“Lo hizo renunciar a su trabajo en el área de Parques. Mi hijo era maltratado por su abuelo, le quitaba la medicación. Su novia me dijo que mi papá le revoleó una pala porque no hacía las cosas como quería”, contó Mariel, que añadió: “La novia lo agarró a Brian pero no pudo frenarlo, eso lo vi. Escuché los disparos desde la ventana; escuché tres, pero fueron cinco, y cayó desplomado. Mi padre es militar retirado y tenía armas. Mi hijo hacía dos meses que vivía conmigo, él tenía trastornos de personalidad y requería de medicación”.